¿Cuál es el futuro de los vehículos eléctricos? - Monkey Motor



23/11/23

2023-11-24T12:56:54Z

¿Cuál es el futuro de los vehículos eléctricos?

Futuro Vehículos Eléctricos

 En la economía moderna, los procesos de manufactura ya no solo demandan una producción masiva de bienes y servicios; sino que además, requieren que tanto la línea de ensamblaje como el producto final sea sostenible y amigable con el medio ambiente.

 Uno de los sectores en donde más se patenta esta realidad, es en la industria automotriz; y es que los sistemas eléctricos parecen haber llegado para quedarse en la línea de desarrollo de los concesionarios de todo el planeta. A continuación, se presentan algunas perspectivas de cara al futuro.

Los vehículos eléctricos al día de hoy


 La industria automotriz es uno de los sectores de desarrollo en donde más cambios se han percibido en los últimos años. Gracias a la aparición de los vehículos autónomos y eléctricos, los usuarios perfectamente podrían hacer trabajos, leer guías e incluso participar y hacer apuestas en poker juego en el metaverso, mientras se va a cualquier parte, sin necesidad de manejar, y todo libre de emisiones de carbono.

 La consolidación de los vehículos eléctricos, si bien es cierto ha sido un proceso lento, hoy parece ser indiscutido de cara a todo el mundo. Para el 2010, solo se manufacturaron 1 millón de unidades con sistemas basados en electricidad; sin embargo, ya para el 2020, la cifra había aumentado a 6.2 millones.

A unque en un principio los vehículos contaban con una autonomía muy restringida, que los obligaba a mantener sistemas de propulsión híbridos, en la actualidad ya existen modelos que alcanzan hasta los 500 km de independencia con una sola carga.

 Vale destacar que aunque la transición hacia lo eléctrico parece ya de por sí marcada; se espera que, según lo establecido por la firma Bloomberg, para el 2040, el 54 % de la venta de carros nuevos alrededor del mundo Así mismo, es necesario decir que solo entre 2020 y 2021 se recolectó más de 100.000 millones USD de inversión, una cifra que ya da indicios sobre el futuro de este sector.

Algunas normativas internacionales en la materia


 En el seno del parlamento europeo, ya existen iniciativas para que en el 2035, todos los vehículos vendidos en la Unión Europa sean 100 % eléctricos. Está claro que esto representa un gran reto partiendo de los breves lapsos en los que se quiere cumplir; pese a esto, la intención es que para el 2030, ya la mitad de los vehículos circulantes en la UE funcionen con estos sistemas energéticos.

 En los Estados Unidos, la cual es la primera economía de todo el planeta, existen planes similares, donde al menos la mitad de automóviles sean eléctricos para el mismo plazo. Se destaca que las empresas como Ford se han planteado el reto de que todos sus automóviles sean eléctricos de cara a los próximos 7 años.

 Otro elemento a destacar es la decisión en tribunales de los países bajos, donde se obliga a la petrolera Shell a reducir sus emisiones, al menos en un 45 % para el 2030. Esta decisión no solo afecta al gigante petrolero, sino a la industria automovilística europea en general, por lo que supone esto en la reducción de la fabricación de combustibles fósiles como la gasolina y el gasoil.

Algunos retos a enfrentar


 Aun con esto, la presencia de vehículos eléctricos no solo trae consigo una gran cantidad de ventajas, sino que además postulan retos, sobre todo si se tiene en cuenta la prontitud de los proyectos planteados.

 El primero de ellos, y uno de los más importantes, es la extracción de litio, mineral utilizado para fabricar las baterías recargables de los vehículos. Cuando la extracción de litio se realiza en roca dura, el impacto ambiental es el mismo que se puede ver en cualquier producto extraíble.

 Además, hay que destacar que este proceso requiere de una alta cantidad de agua, la cual queda contaminada por el uso de distintos químicos. Todo esto en consonancia con importantes daños como consecuencia de la deforestación y la extinción de la biomasa.

 Así mismo, se resalta que una vez la batería de litio llega a su fin, sus residuos son altamente tóxicos, pudiendo liberar mercurio, plomo y cadmio. Si a esto se le suma que la fabricación de una única batería puede contaminar hasta 600 mil litros de agua, las inquietudes en materia ambiental se hacen patentes.

Los vehículos eléctricos marcan la pauta


 Como se ha visto, no hay duda que los vehículos eléctricos llegaron para quedarse. En la actualidad se está en pleno proceso de transición hacia una realidad que parece ofrecer sus frutos de cara a los años venideros.

 Está claro que el camino no está exento de complicaciones, sobre todo con la paradoja que produce la fabricación de estos vehículos en materia ambiental. Sin embargo, parece claro que los automóviles de combustión fósil dejarán de ser la pauta en un futuro cercano.





Etiquetas: ,